Los Huracanes

Licda. Vilma E. Castillo Centeno, Licda. Rusibeth Oviedo Jiménez

La lluvia, el granizo, la nieve, el viento, los celajes, los truenos, los rayos, los huracanes y los tornados se producen en la capa atmosférica denominada troposfera o zona de los cambios atmosféricos.

Los huracanes, llamados también ciclones tropicales o tifones, se forman sobre la superficie de los océanos tropicales y se extienden a lo largo de la troposfera, hasta los 15 km de altura.

Se originan a partir de la formación de una baja presión atmosférica, en ciertas condiciones propicias, como el aumento de la temperatura del océano, es decir, que supere los 26 grados Celsius (centígrados).

La palabra huracán tiene su origen en la región del Caribe, donde antiguamente los indios lo llamaban "hunraken" y lo relacionaban con el dios de las tormentas.

En la época colonial, los portugueses popularizaron la palabra "huracán", que luego fue aceptado en castellano. En otras partes del planeta donde se desarrolla este fenómeno se le denomina con persos nombres, por ejemplo en Asia Oriental, en la India, "ciclón", en el mar de China "baguío" y en Australia, "willy-willy".

La temporada de huracanes en el Océano Atlántico, el Mar Caribe y en el Golfo de México se inicia el 1º de junio y finaliza el 30 de noviembre; durante este período del año es más frecuente observar este fenómeno.

El promedio anual es de aproximadamente nueve tormentas tropicales o huracanes. Por lo general se presentan en los meses de setiembre y octubre.

A cada uno de los huracanes se les ha designado un nombre por parte del comité de huracanes para América del Norte y América Central, en el cual hay un representante de cada país de esas áreas mencionadas. Ese nombre es asignado a partir del momento en que su intensidad pasa a tormenta tropical; por ejemplo; el huracán que afectó a Costa Rica en agosto se llamó "César".

¿Cómo podemos describir un huracán?

Físicamente consiste en un vórtice: el viento se mueve en sentido contrario a las agujas del reloj en el Hemisferio Norte. Este movimiento giratorio de una masa de nubes y aire es similar al que produce el agua en un tanque sanitario.

El vórtice del huracán (movimiento giratorio cónico) es consecuencia de la rotación de la Tierra.

Nuestro país se ubica a 10 grados latitud norte; por consiguiente, es una zona expuesta al paso de los huracanes. Costa Rica junto con China, Archipiélago de las Filipinas, Australia, Bahía de Bengala, el Atlántico Norte y el Caribe se hallan en la dirección de impacto de los huracanes; se forman entre los 5 y 15 grados latitud norte en el Mar Caribe y en el Océano Atlántico.

Desde la década de los cincuenta el Instituto Meteorológico Nacional registra los efectos directos e indirectos de los huracanes en Costa Rica.

Los efectos destructivos de un huracán se deben a los fuertes vientos cercanos a su centro y a las lluvias asociadas que, además de provocar daños directos provocan oleajes muy grandes que pueden inundar y destruir poblaciones costeras y otras.

Dada la importancia que tienen estos efectos en nuestro país, en su mayoría indirectos, (inundaciones, deslizamientos y otros) es necesario educar a la población; ello significa acatar las disposiciones emanadas de las autoridades competentes responsables de evitar futuras consecuencias fatales.

Precauciones ante el anuncio de la llegada de un huracán

La Comisión Nacional de Emergencias sugiere tomar las siguientes precauciones:

  1. Almacenar agua potable con tiempo.
  2. Adquirir un radio de baterías.
  3. Conocer la ubicación de los controles de la luz y el agua de su hogar, negocio o lugar de trabajo.
  4. Llevar los barcos o canoas a lugares seguros y amarrarlos bien.
  5. Tener a mano comida enlatada y abrelatas, botiquín de primeros auxilios y caja con herramientas.
  6. Asegurar bien los techos.
  7. Bajar al piso todo lo que a su juicio pueda caer de los techos o muebles altos.
  8. Asegurar las puertas y ventanas con vigas y cinta adhesiva.
  9. Buscar un lugar seguro si su casa no le ofrece protección adecuada, por ejemplo, si se ubica en lugares bajos, cerca de ríos o quebradas.
  10. Si su casa está construida en terrenos altos, fuera del alcance de las inundaciones, permanezca en ella mientras exista la amenaza.

Revisado por el Instituto Metereológico Nacional.