¿Qué es la Columna Vertebral?

Ana María Rodríguez González
Fisioterapeuta

Es una estructura ósea muy importante porque nos permite mantener el equilibrio y movernos, además, protege la médula espinal.

La médula espinal puede compararse con un cilindro aplanado con dos partes más gruesas, los abultamientos cervical y lumbosacro, en los sitios donde entran y salen los nervios de las extremidades superiores e inferiores, respectivamente.

La médula espinal se divide, en forma incompleta, en izquierda y derecha.

La columna vertebral está formada por vértebras colocadas una sobre otra.

Para su estudio, se divide en:

  • 7 cervicales o región del cuello
  • 12 dorsales o región torácica
  • 5 lumbares o región baja de la espalda
  • 5 sacras
  • 4 cóccix

Separando las vértebras, existen discos blandos de cartílago que actúan como amortiguadores y permiten que las vértebras se muevan.

Detrás del disco pasan los nervios que son los que estimulan a nuestros músculos para que podamos mover el cuerpo.

Los músculos abdominales son los que dan soporte a la espalda con la ayuda de los músculos y ligamentos que están a lo largo de la columna vertebral.
Una espalda sana se halla debidamente alineada y apoyada por músculos fuertes.

Debido a de que el ser humano se moviliza erguido, o sea, camina sobre sus dos pies, la mayor parte del peso recae sobre las vértebras inferiores de la espalda (región lumbar) lo cual las hace propensas a lesiones.

Los músculos abdominales y los de la espalda cuando se debilitan por el poco ejercicio físico y una mala postura provocan que la columna vertebral no cuente con el soporte físico que requiere.

Una torcedura inesperada y levantar mucho peso, descuidadamente, pueden lesionar la parte inferior de la espalda.

Para mantener una columna sana se necesitan músculos fuertes; aprender técnicas para levantar objetos pesados; practicar siempre una adecuada postura, todo ello contribuye a evitar futuros daños en esta delicada parte del cuerpo.