LOS NIÑOS HACEN PREGUNTAS A UN CIENTÍFICO: DR RODRIGO ZELEDÓN ARAYA

Se solicitó a varios niños y niñas que prepararan una lista de preguntas que les gustaría contestara un científico. Las preguntas hechas por Melissa Carvajal y Juan Gabriel Ardón, de 9 años, fueron:
¿Dónde ha vivido y cómo se llaman sus padres?
¿Dónde estudió?
¿Dónde trabaja?
¿Ha recibido algún premio?
¿Qué hacía de niño para divertirse y qué le gusta hacer ahora?
¿Cuál es una de sus aventuras de niño?
Estas preguntas se las llevó una compañera de equipo de la Revista Nova a don Rodrigo Zeledón Araya y sus respuestas fueron:
¿Dónde ha vivido y cómo se llaman sus padres?
El Dr Rodrigo Zeledón, vivió sus primeros cinco años (1930 – 1935) en la provincia de Puntarenas con sus padres Alfonso Zeledón Venegas y Cecilia raya Campos, se trasladó después a San José a vivir con su abuelita Pilarcita de Araya, en las cercanías del Parque Morazán (Pensión Europa). Cuando cursó estudios de posgrado vivió en Brasil y en Estados Unidos de América. En la actualidad viaja mucho, pero su residencia permanente está en San Pedro.
¿Dónde estudió?
Cursó sus estudios primarios en la Escuela Buenaventura Corrales y recuerda a doña Claudia Pastor de Portugués, una de sus maestras, con especial cariño. Hizo su educación secundaria en el Liceo de Costa Rica, donde participó activamente en la publicación del periódico Vértice, de los alumnos, en una columna que se llamó Äpostillas del mes”. Cuenta que no sentía el tiempo en las lecciones de Ciencias, pues las disfrutaba a plenitud.
Su profesor de Zoología de sétimo año, el biólogo Rafael Lucas Rodríguez, despertó más en él su inclinación científica. Cuando cursaba el noveno año, su papá le regaló un microscopio y se puso a analizar aguas de las acequias y aguas empozadas.
Todo lo que observaba lo dibujaba, así fue como este niño se convirtió en uno de los grandes hombres de ciencia de Costa Rica. Al concluir su educación secundaria, ingresó a la Universidad de Costa Rica, a la Escuela de Microbiología (1948) donde se graduó de Licenciado en 1952, con su tesis sobre el Mal de Chagas en Costa Rica. Esta tesis fue publicada por el Ministerio de Salud como una monografía.
Cuando estudiaba en la Universidad, tuvo la oportunidad de trabajar con el Dr Alfonso Trejos, en ese entonces Director del Laboratorio del Hospital San Juan de Dios, hombre de ciencia, recto y muy capaz, quien le ayudó a conseguir una beca para estudiar en el Instituyo Oswaldo Cruz, en Río de Janeiro, Brasil, donde obtuvo un diplomado en su especialidad, y tuvo la ventura de trabajar al lado de científicos famosos.
¿Dónde trabaja?
En tercer año fue jefe de redacción del periódico Vértice del Liceo de Costa Rica, en donde también trabajó Hugo Díaz, que luego fue caricaturista del periódico La República.
Su abuelo Billo Zeledón le aconsejó escribir una columna, “Apostillas del mes” (apuntes), y le pronosticó que iba a ser periodista.
Alrededor de los años 60 comenzó a trabajar como profesor investigador de la Universidad de Costa Rica; en el año 1972 fundó el CONICIT, con el fin de ayudar a los jóvenes investigadores de nuestro país.
Después fue profesor e investigador de la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad Nacional.
¿Ha recibido algún premio?
Recibió la medalla Oswaldo Cruz por haber sido el mejor alumno en los cursos de posgrado en Brasil. También ha recibido otros honores internacionales y el Premio Nacional Joaquín García Monge, de periodismo científico. Estudió más de 100 insectos que transmiten ciertas enfermedades: la colección más grande del mundo, por la que obtuvo una medalla al mérito por su esfuerzo y contribución a la salud de la humanidad.
¿Qué hacía de niño para divertirse y qué le gusta hacer ahora?
Desde niño tenía gran afición por la pintura y disfrutaba leyendo las revistas infantiles Toni y Billiken, las cuales despertaron el él un especial entusiasmo por los temas científicos y por la lectura, de preferencia de la naturaleza. Uno de sus libros favoritos era el Cazador de Microbios de Paul de Kruif. Le gusta hacer deporte, andar en bicicleta, cultivar orquídeas, tocar guitarra y también, escribir poesía.
¿Cuál es una de sus aventuras de niño?
Entre sus anécdotas de niño, cuenta que una vez por accidente quebró un vidrio de una ventana y lo persiguió la policía, pero salió bien librado pues no fue intencional.