Los deslizamientos

Giovanni Peraldo Huertas,
Ernesto Rojas Cedeño

Fig 1. Deslizamiento
Recientemente, los deslizamientos han puesto en peligro las vidas y las pertenencias de las personas. Dado que ocurren a menudo, es bueno saber: ¿qué son?, ¿cómo se reproducen?, ¿cuáles son los tipos más comunes?, y ¿cómo pueden ser reconocidos?

¿Qué son los deslizamientos?

Son movimientos del terreno sobre superficies planas o curvas donde el material se desprende de las laderas (ver figura 1) y pueden ser de roca y suelo. Son rápidos o lentos, siendo los primeros muy peligrosos para las personas que habitan sobre o en las cercanías del área afectada por el deslizamiento.

¿Cómo se producen?

Existen diversos factores que intervienen en la generación de los deslizamientos, por ejemplo, los sismos y las lluvias fuertes, son factores activos. También están los factores pasivos, que ayudan a los activos a producir el deslizamiento, como el tipo de suelo o roca, su contenido de agua, la cantidad de minerales como la arcilla, el relieve del terreno y planos de roca o de suelo inclinados a favor de la pendiente.

Tipos de deslizamiento más comunes en el suelo:

Los deslizamientos fueron clasificados por un estadounidense de apellido Varnes en el año 1973. Los clasificó basándose en el tipo de movimiento y el material que se desliza.

De ahora en adelante hablaremos de los deslizamientos en el suelo, por lo que nos concentraremos en la forma de la ruptura o fractura que permite el movimiento.

Algunos deslizamientos se mueven a lo largo de una superficie de ruptura circular y también parecida a la superficie de una cuchara; esto hace que el terreno deslizado rote sobre esa superficie.(figura 2) Estos son llamados Deslizamientos Rotacionales. (figura 3)

Fig 2. Bloque de suelo rotado
Fig 3. Deslizamiento rotacional

Dependiendo de las características del suelo y la cantidad de agua, el terreno se hace como un atol y fluye violentamente formando Flujos de Lodo, conocidos popularmente como bolsas o bombas de agua (ver figura 4). Estos últimos son muy peligrosos debido a la rapidez con que se mueven.

Fig 4. Flujos de lodo

El agua es el factor que más activa los deslizamientos. Por eso, si vivimos en un terreno de fuerte pendiente, debemos evitar la existencia de charcos formados por las pilas o el tanque séptico. Además, es importante procurar no construir paredones altos pues estos pueden desprenderse y caer sobre la vivienda (ver figura 5).

Fig 5. Esquema de un deslizamiento

¿Cómo reconocer los deslizamientos?

Para conocerlos, hay que tener presente ciertas características de las laderas que están sujetas a un proceso de deslizamiento:

  1. Los hundimientos y cicatrices (coronas) en el terreno (foto 1).
  2. Grietas que no son superficiales sino que tienen hasta 20 metros de profundidad (foto 2).
  3. Las raíces estiradas que indican que una grieta es reciente (foto 3).
  4. Árboles inclinados en una dirección demuestran que el terreno está en movimiento (foto 4).
  5. Bloques de terreno inclinados en contra de la pendiente de la ladera que demuestra la presencia de un deslizamiento rotacional (foto 5).
  6. En las casas ubicadas sobre un deslizamiento, es común observar los pisos agrietados en una dirección, puertas que se desajustan de su respectivo marco, vidrios quebrados en sus extremos y paredes notoriamente inclinadas. (foto 6).
Foto 1. Cicatrices y hundimientos
Foto 2. Grietas no superficiales
Foto 3. Raíces estiradas
Foto 4. Árboles inclinados
Foto 5. Bloques inclinados contra el sentido de la ladera
Foto 6. Pisos agrietados, paredes inclinadas