El Plomo en el Ambiente

 

La contaminación por plomo es un problema de salud pública, por estar directamente relacionado con el ambiente natural donde habita el ser humano.

La intoxicación por plomo se conoce desde la antigüedad. En el siglo II a. C. Discórides, un médico griego, afirmó que “el plomo hace que se pierda la cabeza” y describió por primera vez la intoxicación por plomo en niños, debida a pinturas que contienen ese metal.

Después se sucedieron una serie de denuncias relativas a la intoxicación por plomo, que en muchos de los casos resultaron polémicas, especialmente por hacer referencia a niños y su impacto en su capacidad de aprendizaje.

Posteriormente, en la década de los setentas se realizaron diversos estudios que pusieron de manifiesto los problemas cognitivos de los infantes con el plomo. Para las décadas de los noventas se ha establecido que “para gran parte de la población, la exposición humana al plomo es excesiva, ocasiona enfermedades y debe reducirse”.

Hoy se reconoce que los niños que han habitado viviendas, jugado o usado utensilios o juguetes pintados con pinturas con base de plomo y también expuestos a aires con emisiones vehiculares, tienen mayores posibilidades de presentar plomo en su organismo.

Las partículas, reconocidas por nosotros como el humo que lanzan los vehículos, contienen una serie de contaminantes que pueden poner en peligro la salud del ser humano, especialmente en niños y ancianos, quienes han resultado ser más sensibles a ambientes que tienen grandes concentraciones de contaminantes, que entran principalmente por las vías respiratorias.

En el caso particular del plomo, es el contaminante que está presente en el aire de las zonas urbanas y donde hay gran congestión de tránsito automotor, por ser usado principalmente como aditivo de la gasolina, se encuentra en las partículas finas, las cuales son absorbidas en mayor proporción por los niños de corta edad, ya que estos proporcionalmente inhalan o ingieren mayores cantidades, en relación con su peso, que los adultos.

¿Por qué nos debe preocupar la intoxicación por plomo?

La intoxicación por plomo afecta todos los órganos del ser humano, pero principalmente el sistema nervioso central y periférico, los riñones y la sangre; inhibe el crecimiento pre y posnatal y afecta la agudeza auditiva.

También se han reportado daños en el nivel cognoscitivo, por la exposición de los niños a concentraciones bajas que puede producirles alteraciones neurofisiológicas, incluso en su capacidad para aprender.

La exposición a altas concentraciones de plomo puede producir daños en el encéfalo, que es una intoxicación más frecuente en la infancia que en los adultos.

Por lo anterior, mundialmente se han generado acciones para reducir las exposiciones del ser humano a este contaminante. La primera acción fue la salida al mercado de pinturas libres de plomo y una mayor información a las madres sobre los riesgos que sufren los niños si sus juguetes u otros objetos tienen pinturas con base de plomo.

La segunda acción, una de las más lentas fue la introducción de combustible sin plomo, medida que desde 1990, se puso en práctica en muchos países, incluso en Costa Rica; a partir de 1996 se inició la eliminación del plomo en la gasolina.

En 1993, las concentraciones de este contaminante en el aire alcanzaron altos niveles. No debemos olvidar que la ingestión de alimentos y bebidas contaminadas con este metal puede ser una fuente de exposición al plomo.

Hace falta aplicar medidas regulatorias y educativas, así como efectuar nuevos estudios para reconocer otras posibles fuentes de contaminación por plomo y su posible control.

Con el fin de ayudar en este problema de salud pública y con propósitos educativos, recomendamos contestar el cuestionario del recuadro, para tomar precauciones sobre este contaminante.

Estimación del riesgo de exposición al plomo en altas dosis:

  1. ¿Vive o visita regularmente casas en que la pintura esté descascarándose y que se construyeron antes de 1960? Esto puede incluir guarderías, escuelas, las casas de las personas que lo cuidan o de parientes.
  2. ¿Vive o regularmente visita alguna casa construida antes de 1960, remodelada recientemente, o en proceso de remodelación?
  3. ¿Vive con un adulto cuyo trabajo o pasatiempo involucre exposición al plomo?
  4. ¿Vive cerca de una fundidora, planta de reciclaje de baterías o alguna otra industria que libere plomo?
  5. ¿Utiliza cerámica vidriada?

Finalmente, es necesario insistir en la necesidad de una investigación continua, propia del medio, donde se logre la información acorde con los procesos productivos de cada país, se den los espacios para difusión de los hallazgos y se favorezcan los cambios tecnológicos propios sin que se lleguen a medidas alarmistas o extremas.

Fuentes de emisión de plomo que se lanzan al aire:

  • Fabricantes y recicladores de acumuladores (baterías).
  • Artículos de bronce,cables con plomo.
  • Operaciones químicas, gasolineras, fundidoras.
  • Fabricantes de cerámica, industrias de plástico y metal.
  • Talleres de reparación de automóviles, fabricantes de aparatos de refrigeración, focos, cosméticos.
  • Artesanos que trabajan el plomo, etc.

Glosario:

Cognitivo: acción y efecto de aprender

Emisiones vehiculares: todos los residuos que despiden los vehículos

Alteraciones neurofisiológicas: daño en las funciones de las células del sistema nervioso.

Nota de la Dirección de la Revista Nova.

¿Cuáles son las políticas ambientales de Recope?

La Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) consciente de su responsabilidad social, introdujo en 1989 al mercado local la gasolina súper sin plomo y a mediados de 1996 eliminó este aditivo de la gasolina regular con el fin de procurar una mejor calidad de aire para los ciudadanos.

Este hecho le significó a Costa Rica un reconocimiento por parte del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PENUMA) que en su informe "GEO 2000, América Latina y el Caribe; perspectivas del Medio Ambiente" mencionan a Costa Rica y Brasil como los únicos países de América Latina que tienen gasolinas 100% libres de plomo.